Restaurando Familias

Blog

Restaurando Familias

EL AMOR

En la casa del Padre nos depositaron en nuestro espíritu “amor”:

  •  1 Tesalonicenses 4:9 Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;

Según Judas hay muchos que no tienen afecto natural, es decir, sumergidos en un mundo en el cual no sienten nada por sus semejantes. Es el resultado de “la pérdida del afecto natural”.

La Biblia habla de “los hijos de perdición”, aquellos que cuando vinieron a la tierra tomaron el cupo para perderse. Quiere decir que lo mismo que ninguno nació para ser salvo, tampoco ninguno nació para perderse, lo que sí el bien y el mal están delante nuestro y escogemos con nuestro libre albedrío si transitar camino al cielo o por el contrario al infierno.

El tema está en que tenemos la libertad para amar o no amar, por ello hay gente que decide darle la espalda al equipamiento que el Padre le dio en la pre existencia perdiendo el pasaporte de vuelta. Nosotros decidimos hacia donde ir conforme a lo que hacemos con nuestro equipamiento pre existencial.

 LOS HIJOS: BENDICIÓN DE DIOS

Lo primero que Dios dijo al hombre una vez lo creó fue “fructificad y multiplicaos, llenad la tierra.....” (Génesis 1.28); esto fue una expresión de la bendición de Dios para la humanidad: tener hijos que lo lleven a poblar la tierra. El Salmo 127.3 dice: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos, cosa estimada el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud”. Los hijos son una bendición de Dios para una pareja. Son la herencia de Dios.

MATERNIDAD EFICAZ

Consta de cuatro partes.

  1. a-  Instrucción: Es enseñar qué hacer. Si un niño que no ha sido instruido no puede ser disciplinado. En la instrucción se le dan los detalles para que sepa como cumplir. La instrucción debe preparar al niño para vivir.
  2. b-  Entrenamiento: Entrenarlo es adiestrarlo en cómo hacer lo que le has pedido. Se aumenta el nivel conforme aprende.
  3. c-  Advertencia: Es establecer límites (Génesis 2.16-17), no es amenazar, es ayudarle a entender las consecuencias de sus acciones.
  4. d-  Corrección: Dios como autoridad nos disciplina (Hebreos 12.6). Oración y reconciliación (Lucas 15.20-21).

 

MATERNIDAD INEFICAZ

  1. Sobre Corrección: Es la corrección severa, demandante, arbitraria y autoritaria de un padre a un hijo. Esto lleva a pensar al niño que se le grita o se le pega por todo, que nada de lo que hace, piensa o decide es correcto. Enseña a rebelarse en contra de los padres y de la autoridad. Colosenses 3.21 dice. “padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten y Proverbios 14.17 El que fácilmente se enoja hará locuras (otras citas: Efesios 6.4).
  2. Poca Corrección: Es el fallo en corregir o en insistir que la corrección sea obedecida. Tanto el exceso de corrección como la poca corrección expresan rechazo al niño, lo llevan a pensar que puede hacer lo que quiere, que sus padres no se preocupan por él y por lo tanto él no debe preocuparse por otros. Proverbios 23.13 dice: “No rehuses corregir al muchacho, porque si lo castigas con vara no morirá” y Proverbios 29.17 “Corrige a tu hijo y te dará descanso y dará alegría a tu alma” (Otras citas Proverbios 27.5.-6 y Hebreos 12.6-11).Hay que corregir en el momento apropiado: muchas madres usan la frase “ya vas a ver cuando venga tu papá”, como si únicamente el papá fuera el encargado de corregir a los hijos. Esto puede provocar que el papá tenga la figura del “ogro” de la casa, que es únicamente él el que regaña y corrige. En este sentido debe de haber un acuerdo entre la pareja.Menospreciar, Ignorar, Olvidar o Ridiculizar: Se desprecia al niño al ignorarlo, no cumplirle promesas, interrumpirlo, ridiculizarlo, ponerle apodos, ser sarcástico o desacreditarlo. Esto lleva a pensar al niño que él no es importante o aquello que piensa, dice o decide es sólo un fracaso y por lo tanto no vale la pena hacer algo. Proverbios 4.10-11 y5.1-2

    Crítica: Si continuamente se le recuerda al niño sus fracasos y sus debilidades pasadas, se le condena llevándolo a no aceptarse a sí mismo cómo es e incluso a pensar que Dios que no perdona. La crítica proviene de la falta de perdón (Proverbios 3.29, 13.10, 15.4). Efesios 6.4 dice: “Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

    Hipocresía: Es dar instrucciones al niño y proyectar una actitud que no es genuina en la vida de los padres. Esto lleva a concluir pensando que él puede vivir a su manera sin importar si es o no es correcto (Mateo 7.3-5

    Las madres son las que tienen el primer contacto con sus hijos. En su vientre el bebé permanece nueves meses durante los cuales la madre tiene que ministrarle principalmente amor. El bebé debe sentir que está protegido, que es bienvenido, que es una bendición para sus padres. El no ministrarle lo bueno influirá considerablemente en la vida del bebé.

 

PREPARANDO A MIS HIJOS

Los padres, padre y madre, son los responsables de instruir a su hijo en el camino de rectitud. Dice la Biblia: “Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartará de él” (Proverbios 22-6). Los padres, padre y madre, son los que entrenan a sus hijos para la vida, enseñándoles principios y valores, educándolos y transmitiéndoles ejemplo. Un día los padres rendirán al Señor cuentas del entrenamiento de sus hijos.

Una maternidad ineficaz destruye las cosas esenciales requeridas para que un niño desarrolle las cualidades de una vida adulta madura y satisfactoria. Muchos niños experimentan un “encarcelamiento” por el comportamiento de los padres en forma ineficaz, lo que en la juventud reacciona incorrectamente. Esto produce a un “joven encajonado”.

  1. Demasiada Corrección: impide el desarrollo del comportamiento y aptitud personal como adulto.
  2. Poca Corrección: sofoca el sentido de responsabilidad hacia los demás y erradica la correcta respuesta a la autoridad.
  3. Menosprecio: niega el sentido de aceptación de parte de las madres y de Dios, cambiando la seguridad personal interna.
  4. La crítica: destruye el sentido de valor personal, lo que obstaculiza el amor maduro por Dios y por los demás.
  5. La hipocresía: milita en contra de la aceptación de los valores bíblicos en el niño, destruyendo el compromiso con la verdad.
  6. El rechazo: provoca que el niño “explote” en varias formas: rebelión o reto abierto, mentira, desobediencia, descaro, vicios, pecados abiertos, irse de la casa, actividades criminales, etc.

 

LA COMUNICACIÓN

Al conversar y escuchar estoy cuidando la herencia de Dios. Debes cultivar el arte de escuchar para que luego te escuchen.

Aprende a preguntar y responder a sus preguntas, toma el tiempo necesario para ellos, dejando de hacer lo que estás haciendo y procurando el contacto físico.

 

ENSEÑANZA

Las madres son las llamadas a enseñar sobre la sexualidad, a las hijas, ya que con ellas pueden hablar de “mujer a mujer”. Si fuere necesario, las madres también tienen que hablar sobre la sexualidad a sus hijos varones. También es la madre la que tiene que enseñar sobre el rol de la mujer en el hogar.

RESTAURANDO LA RELACIÓN

Malaquías 4,6 dice: “Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos y el corazón de los hijos hacia los padres”. La Biblia promete días en los que habrá una gran restauración familiar cuando padres e hijos perdonen los errores cometidos por cada uno.

Los comentarios están cerrados.

string(12) "theme_locals"